TE AZUL (oolong)

Su nombre significa “Dragón Negro” y es una especialidad de Fujian (China) y de Taiwan. El té azul tiene su origen de fabricación hace 400 años , en la provincia de Fujian. El té azul o “té marino” se consigue parando el proceso entre el té verde y el té negro.

Las propiedades medicinales del té oolong son similares en algunos aspectos a las del té rojo, compartiendo en otros puntos propiedades con el té verde, lo que le concede unas aplicaciones terapéuticas propias sin embargo su sabor es diferente al de las otras variedades de té (blanco, verde, negro y rojo).
Contiene muchas vitaminas y minerales y se le atribuye el poder de disolver las grasas.

La taza media de Oolong tiene alrededor de la mitad de cafeína que el té negro, y aproximadamente el doble que una taza de té verde, de la misma manera que los tes verdes, el té Oolong es rico en polifenoles.

Este ayuda previene el cáncer, mantiene el corazón sano y ayuda el bienestar general.Reduce los niveles de colesterol malo, es antioxidante, digestivo, aumenta las defensas inmunitarias, hipoglicemiante (reduce el azúcar en la sangre), reduce la presión arterial, combate los efectos de las bebidas alcohólicas .
Té azul parace ser el té más indicado para tratar nuestra piel, incluso se han demostrado su efecto curativo en pacientes con dermatitis en la Universidad de Shiga, en cuyo estudio un 65% de pacientes obtuvieron mejoras significativas en 1 o 2 semanas.
Protege de las infecciones , al igual que el té rojo, en el lejano oriente, este té ha servido de uso tradicional en la desintoxicación del cuerpo entre otros usos medicinales, antienvejecimiento y otras propiedades bacteriostáticas.
Alto contenido en teaflavinas y tearubigenos pues al ser un té parcialmente fermentado, su contenido en estos antioxidantes aumenta, a la vez que disminuye el de catequinas. Así contiene más teaflavinas y tearubígenos ( otros polifenoles muy beneficiosos para prevenir cáncer y enfermedades coronarias) pero menos catequinas que el te verde.
Un método ceremonial muy usado de preparar oolongs en Taiwán y China se llama gongfucha. Este método emplea una vasija pequeña, como un gaiwa o una tetera de barro yixing, con más té del normal para la cantidad de agua usada. Se realizan múltiples infusiones de 20 segundos a 1 minutos, sirviéndose a menudo el té resultante en tazas pequeñas.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *